El Alma del Barrio Jícaras Tristes | Alfredo Espino Poemas

En este momento estás viendo El Alma del Barrio Jícaras Tristes | Alfredo Espino Poemas

Presentación de Poemario: El Alma del Barrio Jícaras Tristes de Alfredo Espino.

¡Hola, amiguitos! Disfruten del poemario EL ALMA DEL BARRIO que pertenece al libro de poesía de Alfredo Espino Jícaras Tristes.

La obra poética de nuestro insigne poeta Alfredo Espino, está compuesta por 12 poemas: Suburbio, La muchachita pálida, El puente, Tarde poblana, La fiesta del barrio, Alegría de arrabal, Jueves santo, Viento en popa, Siempre, Stechetti en soneto, Alma cándida, Idilio bárbaro.

Toda la Obra Poética del Libro JÍCARAS TRISTES la pueden disfrutar en mi Canal de Youtube: Valentina Zoe Tv.

Escúchenlo en mis Podcasts: Valentina Zoe, La Mochila Mágica y La Mochila Poética, y si lo prefieren en mi Canal de Telegram.
Además, la encuentran en mis Redes Sociales Descentralizadas y en todas las plataformas disponibles.

SUBURBIO

[Poema Completo]

Risas, cánticos, voces, confundidos en una
sola nota imprecisa, vuelan del arrabal.
En la calle hay tristezas. En los charcos hay luna.
Un jardín es el cielo, con lirios de cristal…

Suburbios de las pobres mesnadas sin fortuna.
Mujeres de alma virgen y de carne sensual.
¡Tristeza de la vida que a mi penar se aduna!
¡Pobres rosas morenas de los fangos del mal!

Traficantes de vicios. Mercaderes de amor.
Nadie sabe la angustia del callado dolor.
Para las pobres vidas toda piedad se cierra…

Tristes desheredadas de pensativa frente:
nada os guarda la vida… Son vuestros solamente
los lechos de hospitales y el frío de la tierra…

Alfredo Espino.

LA MUCHACHITA PALIDA

[Poema Completo]

Aquella muchachita pálida que vivía
pidiendo una limosna, de mesón en mesón,
en un umbral la hallaron al despuntar el día,
con las manitas yertas y mudo el corazón.

Nadie sabe quién era ni de dónde venía.
Su risa era una mueca de la desilusión.
Y estaba el sello amargo de la melancolía
perpetuado en dos hondas ojeras de carbón.

En las carnes humanas dejó el hambre sus rastros…
La miraron las nubes, lo supieron los astros…
El cielo llovió estrellas en la paz del suburbio…

Nadie sabe quién era la muchachita pálida…
Entre tanto —en la noche, la noche triste y cálida—
arrastrando luceros sigue el arroyo turbio…

Alfredo Espino.

EL PUENTE

[Poema Completo]

Este es el viejo puente, bajo cuyas arcadas
pasa llorando penas el túrbido arroyuelo;
sobre él la noche vuelca su claridad de cielo.
Este puente conoce novelas ignoradas.

Como sabe de idilios, sabe de puñaladas.
Descorrió de las noches el silencioso velo.
Ha visto entre las sombras la acechanza del celo.
Ha oído horribles gritos, siniestras carcajadas.

Fue una noche, una noche de color de pizarra…
Sintió llegar los pasos vacilantes del ciego,
el del bastón con nudos y la vieja guitarra…

Oyó en la noche el grito de desesperación.
Cuando acudió la gente con su desasosiego,
sólo halló la guitarra junto al viejo bastón.

Alfredo Espino.

TARDE POBLANA

[Poema Completo]

Casucas apretadas como los finos dientes
que al abrirse las tusas las mazorcas enseñan.
Delante de las casas los naranjos se empeñan
en dar sombras y frutos a las sencillas gentes.

Las penumbras se adornan de joyas relucientes;
las campanas del ángelus del poblado se adueñan,
y en tanto que los mansos ojos de un buey ensueñan,
poco a poco se alegran de cántaros las fuentes…

En los pajizos ranchos tiembla un fulgor escaso;
y antes de que la vida se apague en el ocaso,
cuando el día se adorna de penúltimas galas,
por el atajo asoma la tardía carreta;
y asordan el ambiente, vago cristal violeta,
los gallos, que en las frondas aplauden con las alas…

Alfredo Espino.

LA FIESTA DEL BARRIO

[Poema Completo]

Chispean los tizones. En torno a los comales
alegres cuchichean las flamantes parejas,
y hay gritos infantiles, y hay regaños de viejas
y en las hojas cocidas hay humosos tamales.

Al soplo de las brisas ondulan sueltos chales
y esparcen los cabellos sus dóciles madejas
y los faroles rojos envían en las rejas
de los altos balcones, lumínicos raudales…

Las banderolas fingen bandadas de pañuelos,
y los pañuelos fingen bandadas de palomas,
y las chispas, que vuelan, fingen puntos y comas.

El agudo cohete rasga los infinitos
e intensamente alumbra noctívagos desvelos,
como rosas de fuego que reventara en gritos.

Alfredo Espino.

ALEGRIA DE ARRABAL

[Poema Completo]

Es la fiesta del barrio. Confusamente gira
el tumulto compacto por las calles estrechas.
Una triste guitarra modula sus endechas
entre un vaho de guisos que en el aire se aspira.

Del rincón solitario donde el ocio conspira,
asciende el humo fétido de las ardientes mechas,
y en la oscura calleja Cupido alista flechas,
y un poeta bohemio pulsa su enferma lira…

En la hedionda cantina de una hidrópica vieja,
en medio de una nube de plebeyo tabaco,
los campesinos rinden sus tributos a Baco.

Bajo el palio de estrellas de una noche estival,
en la semipenumbra de la angosta calleja,
solloza un organillo su queja musical…

Alfredo Espino.

JUEVES SANTO

[Poema Completo]

Envueltos en la niebla de plata de la luna
surge en la lejanía la iglesia y el palmar;
y entre la noche clara se nos van una a una
todas las ilusiones que empezaban a andar…

Junto a la enorme ceiba se arrodilla la iglesia,
y el camino da la idea, bajo la paz lunar,
de que alguien, al andar,
hubiera ido regando puñados de magnesia…

Calma de Jueves Santo. Las mujeres en coro,
van rezando en la calle de indecisa penumbra;
y multitud de velas trémulamente alumbra
como un río fantástico de luciérnagas de oro…

Alfredo Espino.

VIENTO EN POPA

[Poema Completo]

Lucha, que es de los fuertes la victoria.
Rompe la valla que opusiera fría
la suerte adversa, la fortuna impía.
¡Vuela y alcanza la lejana gloria!

¡Sé la chispa que fulge entre la escoria!
¡Aborrece la noche y ama. el día!
Y no temas jamás de la jauría
de los necios la sátira irrisoria…

Asciende hasta la cumbre a golpes de ala,
a la cumbre que el cóndor sólo escala.
Da vida al ideal que tu alma arropa,

y parte… Que a tu buque peregrino
empuje siempre buen soplo marino
¡para que bogue siempre viento en popa!…

Alfredo Espino.

SIEMPRE

[Poema Completo]

Tú vives en un íntimo santuario,
donde te adoro yo. Resaltas pura,
lámpara de oro en la celeste altura
y alumbras mi cerebro visionario…

Y ¿sabes?… A pesar que el tiempo es vario,
allá en el fondo de mi vida oscura,
tú persistes aún, como perdura
un nombre sobre mármol cinerario…

Y aunque en pos de las dudas y los años
vienen sombras y vienen desengaños
y se extinguen encantos e ilusiones,
tú brillas en las noches de mis duelos,
cual fulge en el enigma de los cielos
el palpitar de las constelaciones!…

Alfredo Espino.

STECHETTI EN SONETO

[Poema Completo]

Cuando a mi huesa oscura y solitaria,
a la postrer morada de mi sueño
llegues llorando, contraído el ceño,
por mi alma musitando una plegaria.

No temas ¡ ay! la calma funeraria
que las tumbas rodea cruel beleño
de las cruces, envuelve el tosco leño
y la vetusta fosa cineraria…

Cuando el silencio turbes con tu paso
o con tus quejas flébiles acaso!…
¡ Cuantas flores verás que han de sentirte!

Esas flores que el pecho han de besarte,
son las estrofas que olvidé cantarte
y las ternezas que olvidé decirte”.

Alfredo Espino.

ALMA CANDIDA

[Poema Completo]

El alma limpia es gota de una agua luminosa
que en cálices de rosas halla inviolada cuna.
Yo sé de un alma de esas: era un claro de luna
temblando en el rocío que lloraba una rosa.

Pero una mañanita de cálidos fulgores
volvió de nuevo al cielo la limpia gota aquella,
que bien fuera por clara la hermana de una estrella,
o bien por leve fuera la hermana de las flores.

No hay que buscarla ahora por reinos de dolores,
el alma limpia es gota de una agua milagrosa,
que si bien se evapora, vuelve en formas mejores
a iluminar el sueño de nieve de otras rosas.

Alfredo Espino.

IDILIO BÁRBARO

[Poema Completo]

Nervioso el cuello y anchurosa el anca,
populosa la crin, rudo el aliento,
con la nariz de par en par al viento
está la yegua montaraz y blanca.

Un relincho llenando la barranca,
anuncia el garañón hosco y violento
y la hembra en impúdico ardimiento,
del ancho pecho al resoplido arranca…

El fuego une a las bestias como un cincho:
al relincho responde otro relincho
bajo el sol de flamígeras guedejas…

Lleno el deseo, la hembra queda sola
describiendo una S con la cola
y pintando una V con las orejas…

Alfredo Espino.

Puedes escribirme en Instagram, Facebook, Twitter, TikTok, Pinterest.

Disfruta mis vídeos a través de mis canales: Daylimotion, Vimeo.

Sugiere una nueva idea, así podré ofrecerte el mejor contenido para ti.

Valentina Zoe